Estudio demuestra beneficios del ajedrez integral en las escuelas

General 20/7/2016 | 04:59 por Carlos Colodro

Estudio demuestra beneficios del ajedrez integral en las escuelas

Tres profesionales de la educación -Ramón Aciego, Lorena García y Moisés Betancort- realizaron un estudio en el que evaluaron la efectividad del entrenamiento en ajedrez como método para mejorar las competencias de escolares. Los investigadores compararon el desempeño de estudiantes que tuvieron al ajedrez como materia extracurricular con otros que se enfocaron en el fútbol y en el baloncesto. Además, se compararon dos métodos de entrenamiento en ajedrez: el aprendizaje integral y el puramente táctico. ¡Veamos los resultados!IMG_7419 niños jugando ajedrez_opt (1)

Los psicólogos, pedagogos y demás profesionales de la educación han estado utilizando al ajedrez como paradigma de la investigación cognitiva desde la segunda mitad del siglo XX. Desde Adriaan de Groot en 1946 hasta Krawczyk, Bogan, McClelland y Bartlett en 2011 se han presentado grandes avances en este campo de estudio. Estos trabajos se han enfocado en las capacidades de jugadores adultos, en muchos casos expertos. Aciego, García y Betancort, sin embargo, han seguido una corriente de análisis que observa lo que ocurre cuando el ajedrez se usa como recurso educativo.

Entre los aportes al tema del ajedrez como recurso didáctico, destacaron, en principio, los que evidencian su influencia en la competencia verbal, las habilidades para leer y la destreza en matemáticas. De un tiempo a esta parte, sin embargo, también se ha incluido el estudio de la influencia del juego-ciencia en temas relacionados con el desarrollo sociopersonal de los educandos.

Partiendo de estas premisas, los investigadores españoles decidieron comparar el desempeño de tres grupos de escolares:

  1. Un grupo al que se le impartió una formación integral basada en el ajedrez.
  2. Un grupo al que se le impartió una formación especializada, centrada en el tablero.
  3. Un grupo de control que tuvo como actividades extracurriculares el baloncesto y el fútbol.

En Armenia el ajedrez es obligatorio en las escuelas, ¡y los niños no le temen ni al campeón mundial! | foto: armsport.am

La muestra fue extraída de ocho centros educativos de Tenerife (cinco de Primaria y tres de Secundaria) que ofertan como actividad extraescolar, en jornada de tarde, la práctica del ajedrez. Las edades estaban comprendidas entre los 6 y 16 años.

El primer grupo fue conducido por dos monitores con formación y experiencia psicopedagógica, quienes entienden la enseñanza del ajedrez como un medio para desarrollar habilidades mentales y para crecer en valores. El objetivo principal era que el niño disfrute con el ajedrez, que se apasione y sienta deseos de aprender. Para conseguir esta meta, se recurrió a ejercicios de lengua, ejercicios de matemáticas, concursos por equipos y las “clases de tutores”, en las que los mismos niños tenían responsabilidades sobre sus compañeros.

El segundo grupo fue conducido por dos monitores con un perfil de ajedrecista activo. El objetivo prioritario era formar buenos jugadores, por lo que se enfocaron en transmitir contenidos conceptuales propios de la disciplina y, de forma más superficial, contenidos relacionados con la deportividad.

Para diagnosticar el desempeño, se utilizaron tres pruebas:

- La Escala de inteligencia para niños de Wechsler  (WISC-R) para los estudios de escala verbal (información, semejanzas, aritmética y dígitos) y de escala manipulativa (figuras, cubos, rompecabezas, claves).

- El Test autoevaluativo multifactorial de adaptación infantil (TAMAI) para evaluar la inadaptación personal, la inadaptación escolar y la inadaptación social.

- La prueba de rendimiento en ajedrez que constó de seis ejercicios, como la búsqueda de mates en dos y mates en siete, entre otros.

Las pruebas se suministraron al principio del curso, en octubre, y siete meses después, en mayo-junio, para comparar los desempeños antes y después de realizadas las actividades extraescolares.

Resultados

En lo que se refiere a la competencia cognitiva, el grupo de formación integral superó al grupo de comparación (fútbol-baloncesto) en todas las dimensiones evaluadas y al grupo focalizado en aspectos tácticos en siete de nueves dimensiones evaluadas -el grupo táctico tuvo un desempeño similar en el manejo de información y dígitos-.

En cuanto a la competencia sociopersonal, el grupo de formación integral obtuvo resultados significativamente más satisfactorios que el grupo de comparación en nueve de catorce dimensiones evaluadas, mientras que el grupo centrado en la táctica superó al grupo de comparación en cinco dimensiones.

En lo que se refiere al rendimiento en ajedrez, el grupo de formación integral obtuvo -sorprendentemente- un desempeño superior que el grupo focalizado en aspectos tácticos en cuatro de los seis ejercicios. Ni siquiera en los otros dos ejercicios, el grupo táctico superó significativamente al grupo de formación integral.

Conclusiones

Como primera conclusión, los resultados reflejan diferencias estadísticamente significativas entre los escolares que reciben entrenamiento de ajedrez y aquellos que practican otras actividades (fútbol o baloncesto) en las competencias cognitivas.

Una segunda conclusión es que el tipo de metodología didáctica que se utilice influye de forma decisiva en la intensidad y amplitud de dichos beneficios. Si el entrenamiento se focaliza en aspectos tácticos, su efecto queda limitado a procesos cognitivos básicos (atención, memoria); pero cuando se enmarca en una metodología basada en el aprendizaje significativo, la participación activa del alumnado y el trabajo de capacidades tanto cognitivas como emocionales, se logra potenciar significativamente una gama más amplia de competencias (asociación, análisis, síntesis, planeamientos, previsión, etc.).

En la dimensión sociopersonal, el entrenamiento táctico incide en la mejora de aspectos relacionados con el comportamiento, la relación con los otros . Pero si el entrenamiento se da de forma integral, además de estas mejoras se observan beneficios en el ámbito escolar, la mejora de la laboriosidad, la motivación y satisfacción con el profesorado, y en la reducción de los sentimientos de auto desprecio, tristeza y preocupación.

  1. DahrannDahrann12-01-2016

    Wow, this is in every recpest what I needed to know.

Leave a Reply