Ajedrez Y Derrota

¿Cómo ayudar a superar una derrota?

ajedrez y derrota Muchas veces la competencia en el ajedrez supone demasiada presión para los niños, ya que su mayor miedo se basa en decepcionar a los padres, al entrenador o a los compañeros en caso de jugar un torneo por equipos. La presión es inversamente proporcional al logro, es decir que cuando la necesidad de triunfo asfixia ,el logro se aleja, ya que la capacidad de pensar libre y creativamente se reduce, y empieza el protagonismo de la ansiedad y la tensión.

Es importante que comprendan que ellos no son el “resultado” ya sea al ganar como al perder ..” si pierdo soy un inútil y si gano soy muy valioso”.

Todos ganamos y perdemos en competiciones y el resultado forma parte del vaivén natural al competir con lo cual habría que enseñarles a que distingan su valía más allá del resultado. Lo ideal sería cuidar que cada torneo que el niño juegue no se transforme en un espacio donde se exprese la obligación del alto rendimiento y los resultados, ya que el aprender ajedrez, organiza mentalmente al niño, lo ayuda a aprender y plantear estrategias, a buscar un fin y como lograrlo, a organizar su pensamiento lógico, y en la competición, enseña a ver que existe otro y a respetarlo, para poder lograr un resultado, descentrándolo y compartiendo un espacio creativo.

Un niño mimetizado con el resultado difícilmente pueda sostener la competencia mucho tiempo, involucrando a su autoestima que fluctuaría según gana o pierde privándolo de las posibilidades de beneficiarse del jugar, ya que cuando se pierde el simple placer de jugar es muy difícil de sostener en el proceso del aprendizaje.

También es importante cuidar que no ingrese en el mundo de la competición muy precozmente y darle el tiempo a que desarrolle las habilidades necesarias para competir,ya que si se le exigen cosas que no es capaz de alcanzar ,nunca verán el esfuerzo cómo una forma de solucionar los fracasos,sino como algo inútil,ya que no les permitirá lograr lo que se les pide.Esto hará que dejen de intentarlo.

Cuando los niños desarrollan su propio sentido de haber logrado cosas, a disfrutar de sus triunfos y a aprender de sus derrotas, perderán el miedo a soltarse y a expresar sus capacidades esto se asociará al sentido que cada uno tiene de sí mismo de competencia personal, este sentido es el que nos dará fuerzas para enfrentarnos a los desafíos que la vida nos impone.

El rol de los padres sería por lo tanto intentar educar a los hijos en la constancia,la perseverancia y el esfuerzo.Estos tres valores son fundamentales para salir adelante  y ayudarlos a que junto con ellos o con su entrenador entiendan donde estuvo el problema, pero esto incluso cuando ganan, que aprendan a ver también los errores cometidos y como mejorar aun mas su juego, que la partida no se transforme en una demostración hacia el otro, sino un camino para ir mejorando día a día las ideas que se desarrollan sobre el tablero y poder disfrutar de analizar conjuntamente más allá del resultado de la partida ya que la idea sería no agregar nuevas presiones a la actividad que realiza, el objetivo es que el niño aprenda a luchar para superarlas, y así recuperar el placer del esfuerzo porque cada día tenemos proyectos por cumplir y obstáculos por superar.

Un saludo para todos!

Lic.María E.Granero

Leave a Reply