Agotamiento Mental

Ajedrez y agotamiento mental

 

Ajedrez y agotamiento mental 

  Hace un tiempo leí en algún lugar una frase que decía ”Las personas somos tiempo y energía” y pensé que sería importante detenernos a pensar en que depositamos nuestro  tiempo y nuestra energía.

 Si bien el participar en algún torneo con los niveles de exigencia actuales nos dejan agotados también es verdad que con un buen descanso y una buena alimentación al otro día deberíamos gozar de energía, pero descartando alguna enfermedad física que nos este acechando que sucede cuando no podemos recuperarnos mentalmente y continuamos agotados, cansados como si los días no tuvieran noches y que a pesar de descansar y alimentarnos bien seguimos “cansados mentalmente”?

Tenemos que intentar encontrar los factores que nos están robando la energía para enfrentarlos y recuperarnos mentalmente, veamos cuales pueden ser:

 Pre-ocuparse 

 Preocuparse por los problemas cotidianos es normal. Pero que sucede cuando la preocupación es excesiva? ésta se convierte en ansiedad, dándonos síntomas como insomnio, irritabilidad, fatiga, tensión muscular, vértigo etc.ya que muchas veces no solemos reaccionar ante las situaciones sino ante lo que imaginamos en nuestra mente que sucedería. Aquí no somos objetivos sino que incluimos todas las preocupaciones sobre lo que podría acaecer. Esa tendencia a la negatividad añade un estrés y una ansiedad totalmente innecesarios ya que a menudo esos malos pronósticos ni siquiera dan lugar a un plan de acción  que rondan en nuestra mente. Por eso, ante una situación difícil, lo mejor es centrarse en el aquí y ahora, ir paso a paso, sin imaginar consecuencias negativas que probablemente no ocurrirán.

 Sabes decir que “no”?.  

 Cuando no sabemos dar una negativa solemos sobrecargarnos de tareas que terminan provocando un gran agotamiento, tanto físico como mental. En muchas ocasiones no nos negamos porque nos da pena o porque tenemos miedo a que los demás nos rechacen. Sin embargo, el tiempo es la posesión más valiosa que tenemos y debemos utilizarlo sabiamente. No lo malgastes con proyectos que no te motivan ni son tu responsabilidad. Tener tiempo para ti, para los tuyos y para disfrutar de lo que te gusta es fundamental para tu salud.

 Tener prioridades 

¿Qué es lo que realmente quieres en tu vida? Busca lo que te llene a nivel emocional y físico para que puedas estar tranquilo. Llenar tu agenda de pendientes solo hace que pierdas el control y al final terminas satisfaciendo las necesidades de los demás sin importar lo que a ti te hace feliz.

Es válido tomar un respiro, observar tu momento y analizar las áreas de oportunidad. Recuerda que siempre necesitamos de  pausas para crecer.

Si estás actuando sin parar, lo único que haces es tirar energía que ya no volverá.

 ¿ Descansas lo suficiente ? 

 No darse permiso para descansar lo suficiente . Los torneos exigen muchísima preparación, pero no siempre es posible seguir ese ritmo. De hecho, pretender vivir en el carril rápido te pasará una enorme factura, tanto desde el punto de vista psicológico como físico. Por eso, es conveniente que no esperes a llegar al límite para descansar sino que hagas del descanso un hábito cotidiano.

Por la monotonía de los días olvidamos que somos seres vivos. Sometemos a nuestro organismo a largas jornadas, presión y estrés, sin escuchar lo que nos dice.

Es prácticamente imposible sobrevivir ante tanta exigencia. Necesitas tomar aire fresco, meditar y hacer ejercicio para eliminar toxinas. una caminata de 30 minutos al día, la liberación de endorfinas incrementa el nivel de energía que te mantendrá alerta.

Entre tanto, llevar una alimentación rica en vitaminas, minerales y nutrientes es indispensable para mantenernos saludables

 La indecisión  

Cuando tenemos que tomar decisiones importantes es normal que tengamos dudas y queramos más tiempo para pensar, pero aplazar continuamente las decisiones terminará robándonos una energía preciosa y nos sumará en un estado de incertidumbre que terminará agotándonos. Por eso, es recomendable liberarse de todas esas “batallas internas”. Debemos asumir que no siempre tomaremos la mejor decisión, quizá nos equivocaremos pero los errores son aprendizajes. Es mejor equivocarse y enmendar que quedarse de brazos cruzados sufriendo por la indecisión ya que esta nos consume mucha energía.

  No aceptar los hechos. 

  La aceptación no es resignación. Si vienes de una mala racha en los torneos o vienes de perder varias partidas seguidas sería conveniente que puedas aceptar los hechos y hacer algo para cambiar aquellas cosas sobre las que sí tienes algún grado de control. Cuando no aceptas una situación esta se convierte en un obstáculo en tu camino, es como una piedra que añades a la mochila de tu vida y que te hará andar mucho más despacio y con más trabajo y por lo tanto tardaras mas en revertir la situación.

  La importancia de rodearnos de personas positivas. 

Por muy duro que suene, hay personas muy negativas a nuestro alrededor que solo nos utilizan para desechar sus problemas, disgustos, miedos y frustraciones.

Es mejor que no dejes que te llenen de esa mala energía, al menos no todo el tiempo, porque inconscientemente afectan tu día a día.

Tienes el poder de elegir quién entra a tu mundo y en quién inviertes tu tiempo. Por mucho afecto que le tengas a esa persona, está interfiriendo en tu desarrollo personal  Es parte del sistema natural, toda persona que se encuentra a tu alrededor solo viene a dos cosas: te ayuda a crecer o a hundirte. Empieza a reducir el tiempo que les dedicas y selecciona mas conscientemente con quien compartes tu tiempo.

 Y por último, evita quejarte, tenemos el poder de elegir con qué tipo de cristal miramos nuestra realidad, si predomina en nosotros el poder ver todo lo positivo que nos rodea ya que del fracaso también podemos aprender o de priorizar lo negativo, aquí debemos tener cuidado ,ya que gastaremos mucha energía buscando en todo lo que nos justifique la queja ,centrándonos así nuestra energía en algo inútil ya que no nos ayuda a resolver.

Un saludos para todos!! Y mucha energía!

Lic.María E.Granero

Leave a Reply